viernes, 11 de diciembre de 2009

Federico y sus maravillosas aventuras en el autobús mágico


Ahora que atraje su atención con el título, remplace “sus maravillosas aventuras” por “horrible agonía y desesperanza” y “autobús mágico” por “línea de colectivos 324, S.A.”. Hoy a la salida de la facultad estuve 50 minutos esperando el colectivo para irme a mi casa, que dicho sea de paso, queda  a escasas 30 cuadras nomás. 50 minutos, para recorrer 30 cuadras. Está de más decir que durante la espera todo tipo de fantasías sobre la tortura del chofer ocuparon mi imaginación.
Una vez que el colectivo llegó y la gente malhumorada comenzó a subir, le reclamé la tardanza, a lo que nos responde (porque las demás personas se quejaron también):“Ahí al costado del colectivo tienen un número de teléfono, llamen a la empresa, no piensen que yo me voy a hacer cargo” la reputa-que-te-pario. Hijos de puta! Encima que cambian el recorrido cuando se les canta el orto, uno tiene que bancarse esperando  media hora hasta que vengan, y que al colectivero le chupe un huevo si vas a llegar a cualquier hora al laburo, facultad, colegio, etc. o si se te pasa el puchero que dejaste el fuego prendido.
Para rematar la situación, me dispongo a pagar el boleto y las monedas no pasan. Pero ni una eh. El colectivero me responde “Debes estar poniendo todas monedas truchas (como diciéndome que soy un traficante de monedas falsas y además de enriquecerme ilícitamente ahora me dedico a cagar a las nobles empresas de transporte público, pobres víctimas de la vorágine de la sociedad)”. Señor chofer: estaba pagando 1,10 con monedas de 5 centavos, que probabilidad puede haber de que TODAS las monedas sean truchas? Yo se que usted no termino segundo grado, pero igual, no sea un bárbaro insensible e ignorante. Piense. Se lo ruego. IDIOTA. IDIOTA. LO ODIO SEÑOR CHOFER LO ODIO, A USTED Y A LAS INFAMES Y RETORCIDAS EMPRESAS QUE SE ENCARGAN DE TRANSPORTARNOS COMO BUEYES;  TIENEN SUERTE DE QUE EN ESTE PAIS HAY DE TODO MENOS GENTE CON HUEVOS, PORQUE CON EL SERVICIO DE MIERDA QUE NOS DAN, DEBERIAMOS IR Y PRENDER FUEGO TODO, PORQUE CON VIDELA ESTAS COSAS NO PASABAN… ah listo, me desahogué. Eh doctores! Que hacen? Porque me ponen esta camisa? al menos busquen una que no tenga las mangas tan largas! Encima me las atan en la espalda, con este calor. Paren! Paren! Y esa inyección? AAAaaah.. Me siento más relajado.. Y ahora me llevan en una camita acolchada, me ponen en una camioneta! Solo para mí! Así da gusto viajar.

2 comentarios:

diez&siete dijo...

Dos escritos muy interesante... mmmm algo me dice que yo también estaré pasando por estos terrenos muy seguido y no como devolución de favores, sino como un aferrimo admirados de sus escritos...

Pd. es un gusto estrenar sus comentarios... jaaja

Saludos!!

mugreymiseria dijo...

grandes recuerdos