domingo, 30 de octubre de 2011

Me quedará el de Elmo?

Halloween. Una fiesta originalmente creada para golpear sindicalistas irlandeses y expulsarlos de Springfield. A medida que pasaron los años, el simbolismo de esta fiesta cambió y cobró otro sentido, aunque siguieron golpeando irlandeses.

 Ya pocos recuerdan esos días.


Dos veces me disfracé en mi vida para una fiesta. La primera fue de Dracula para una fiesta de cierre de temporada en el club veraniego al que iba, a los 11/12 años. Una remera blanca, una capa, peinado con gomina y una dentadura de vampiro postiza. Ah, y shorts. Dracula también transpira cuando hace 30 grados. Obviamente nadie sabía de qué estaba disfrazado y hasta hubo uno que me dijo “ahí va el zorro”, así que tenía que mostrar mi dentadura postiza llena de baba, porque era demasiado grande para mi boca y me costaba tragar la saliva. Hasta hace un par de años la tuve tirada por ahí. Ugh.

La segunda fue para mi viaje de egresados de la primaria, un amigo y yo decidimos disfrazarnos ambos de zombies: nos sacamos la remera, nos pasamos plasticola y un poco de harina por el cuerpo para que pareciera piel leprosa, nos hicimos sangre con un pintalabios, y a darle átomos. Obviamente no fueron los mejores disfraces de la fiesta, incluso mi amigo no parecía un zombie en lo absoluto porque otro pibe que nos había ayudado con los disfraces usó el pintalabios como el culo, dibujando una especie de símbolo de interrogación “?” en la cara, por lo que fue conocido como “el zombie misterioso”. Una vez en la fiesta, me di cuenta de que no estaba tan cómodo bailando por ahí en mi torso desnudo flacucho y lleno de pintalabios entre gente que no conocía, así que le saqué la mascará de mono a un compañero y me la puse. Era ahora un gorila zombie.  Al final del viaje, se hizo como una pequeña reunión de despedida en la cual nos daban “premios” sobre algo que resaltó en nosotros, hacernos sentir mejor o lo que sea. Mi amigo y yo recibimos ambos el premio “al mejor zombie”, a pesar de que fuimos LOS UNICOS motherfucking zombies en la fiesta.

Es por esto que mi consejo para este Halloween es: si manejan no tomen, y si toman, no manejen. Si ven un cartel que dice "No alimentar a los osos"... NO alimenten a los osos. Y si ven a alguien disfrazado de momia con papel higiénico, soy yo.

10 comentarios:

Sergio a.k.a. The Question dijo...

Hola. Solamente me he disfrasado una vez para Halloween; fue en un concurso de disfraces en mi primer año en la primaria. En esa ocasión me disfracé de Batman, no del tipo Adam West sino como el Batman de Tim Burton, que era lo de la época. Claro que mi disfráz no consistía en la inútil armadura que te impide voltear el cuello y te obliga a girar el torso completo. -Como sea- Yo estaba entusiasmado con mis disfráz, no era una maravilla pero se veía descente en comparación con Adam West. Además era el más alto de mi salón, así que me sentía todo un hombre murcielago digno de patear traseros de "bullyns" en la primaria -o eso pensaba-. Sin embargo, lo que estaba de moda en ese momento era disfrazarse de Freddy Krueger, así que tuve que compatir contra toda una orda de niños con cara de pizza, sombrero, garras para podar arbustos y sueter de Kurt Cobain con rayas rojas y negras. Y como no había criminales en mi primaria, mi disfráz de Batman no infundió miedo en los demás, pero tampoco fue motivo de burla. Creo que esa es la primera de muchas veces en las que me he sentido un outsider.

Al final ganó un compañero con disfráz -sí...- de Freddy Krueger, pero un Freddy vistiendo una bata blanca de paciente de hospital con las viceras saliendo del abdomen.

La euforia por el cara de pizza terminó hace mucho tiempo, ahora la onda es drisfrazarse de Zombie o cualquier variante de muerto viviente. Mientras tanto yo salgo a la calle todos los días vistiendo camisa, pantalón, gabardina (cuando llueve o hace frío), sombrero y una mascara que da la apariencia de que no tengo rostro.

Saludos, que tengas excelente inicio de semana.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Lo que mencionas al principio es el festival de golpear serpientes.
Interesante la historia de tus disfraces.
Y no creo que quede bien lo de Elmo.

Ismoísta dijo...

Ay ay, ahí perdonen, pero qué risilla me da que Sergio sea superformal y aun así tiene todos los siguientes errores:

Disfrasado->Disfrazado
Disfráz x4->Disfraz
Descente->Decente
Murcielago->Murciélago
Bullyns->Bullies (este en particular me da risa)
Orda->Horda
Sueter->Suéter
Viceras->Vísceras
----------------------------

¡Pato, bróder! No me contestaste si quieres duelear conmigo.

Sergio a.k.a. The Question dijo...

Lo sé, no soy perfecto. Además intenten escribir un comentario medianamente extenso en la madrugada en un cuadro para comentarios que no tiene corrector ortográfico.

Es bueno contribuir un poco de humor involuntario.

Saludos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Nueva entrada mi blog, tuvo aceptación. Y los errores ortograficos pueden perdonarse.

Ismoísta dijo...

Mano, mejor únete a Dueling Network. Como sea te dejo mi correo pa' poner de acuerdo: ismoista@hotmail.com

Guillermo Altayrac dijo...

Dios, ¿lo seguirás intentando?
¿Un vampiro con remera blanca?
Dios, Dios... ¿Dónde estaban tus padres?

Germán P y la concha de su madre.

Saludos y gracias por pasar.

El Rag dijo...

ser el zombie misterioso fue lo mejor que me pasó en la vida después de la Nancy y pegarle un par de tiros a la Vale.

XO dijo...

Gracias por pasar
y no, no te lo dedique a vos.

Zeithgeist dijo...

fah, UN GORILA ZOMBIE! me hiciste acordar al ultimo tachero q m etrajo a casa...
xDD