lunes, 21 de junio de 2010

Piratas del Caribe 4: Jack Sparrow vs. los persas de 300


Ayer en el día del padre, fui a almorzar con mi papá y con mi hermana a Quilmes, y después fuimos al cine a ver Toy Story 3, que dicho sea de paso, es genial. GENIAL. Pero cuando salimos de la sala, el picarón de mi viejo nos dice “colémonos en esta, total nadie vigila”, y yo que no tenía nada mejor que hacer en mi casa acepté. En la pantalla no estaban dando ni más ni menos que “El príncipe de Persia: Las arenas del tiempo”; les tiro una sinopsis del guión para que más o menos sepan de lo  que les hablo. Resulta que hubo una vez en el imperio persa un rey muy poderoso y muy sabio y muy justo que, como estaba muy al pedo, además de tener a sus hijos biológicos, le pintó adoptar a un vago de las calles. Y bueno, resulta que este vago a quien nadie quería ni daba un sope termino convirtiéndose en el príncipe más fachero de toda Persia, Jake Gyllenhaal, para la envidia de sus dos hermanos a quienes no les hacen muchos primeros planos. El punto es que además de ser híper sexy, también es un súper guerrero que ayuda en la invasión a una ciudad sagrada con una princesa medio hechicera también o algo así (me cacharon, no le presté mucha atención a la película). En la batalla se encuentra con una daga mística que tiene el poder de retroceder en el tiempo y si se une con un súper reloj que está debajo de la ciudad destruye el universo. La trama se complica cuando el rey muere envenenado y a Dastan (Gyllenhaal) lo culpan del asesinato, que en realidad es parte del plan maestro del hermano del rey, el pelado maldito este. En fin, el pelotudo del príncipe usa la daga esa del orto para hacer un par de volteretas re copadas en un par de peleas re aburridas, se curte a la princesa (que es la misma boluda que hace de hechicera en Furia de titanes por cierto, parece que las actrices idiotas escasean en Hollywood), vuelve a usar la daga para volver el tiempo atrás hacia el comienzo de la película y así evitar todo el quilombo y desenmascara a su tío el garca antes de que actúe (sisi, el peor guión del mundo).

¿Qué más decir sobre esta bazofia? Es la reina de las bazofias entre todas las bazofias. Bazofia. El protagonista no da para hacerse el chistoso/andrajoso/hot/groso, todo a la vez. Después tiene a un par de sidekicks malísimos con la misma fórmula que Piratas del Caribe, pero que acá no dan gracia, como el comerciante medio garca medio bueno, el negro groso que la come cerca del final sacrificándose para el protagonista, y otros giles más. Una película que no me enganchó en ningún momento, yo me quería parar e irme a los 30 mins de empezada, pero mi viejo la quería terminar de ver por algún motivo misterioso, así que durante toda la película me anduve mandándome mensajes para no quedarme dormido. Las escenas de acción no entretienen. Las partes esas chistositas de tensión sexual entre los protagonistas dan vergüenza ajena. El guión es obvio. Los personajes tienen menos profundidad psicológica que una berenjena. Y bueno, es un garrón esta película. Jerry Bruckheimer te deseo muerte e impotencia sexual.

Y como conclusión, quisiera añadir un listado de enfermedades que preferiría padecer antes que volver a ver esta película:
  • Gonorrea
  • Fiebre amarilla
  • Síndrome de Diógenes
  • Cáncer de todo
  • 5 tiros en la nuca
Y si a ustedes les gustó, son unos idiotas. Muchas gracias y vuelva pronto.

2 comentarios:

Nuncio dijo...

ese juego marco una etapa de mi vida.

XO dijo...

Me estoy dando cuenta que tus entradas en el blog eran todas muy muerte, pero no lo de "muerte" común, sino el doble de muerte o quizás el triple o el cuadruple.

Todas tenían un mensaje que solo yo podía captar:

"extraño a Nora"

:)